Generando cultura deportiva
en los niños

La sociedad moderna nos plantea como adultos un doble desafío:

• Educar a los niños a cambiar hábitos alimenticios.

La obesidad infantil es una epidemia que traerá graves problemas y trastornos a las próximas generaciones. Es muy importante a temprana edad comer verduras, frutas y cereales a diario, tomar agua y hacer ejercicio para que los niños crezcan sanos y sin problemas de sobrepeso, el cual puede causar enfermedades muy graves como diabetes o hipertensión. Sedentarismo y obesidad infantil ingresan a nuestros hogares a través de la exposición de los niños a la publicidad de alimentos no saludables, con bajo contenido nutricional y alto contenido de grasas, sal, azucares, siendo estos potencialmente “obeso-génicos”, es decir promotores de la obesidad.

La gimnasia para los niños debe ser un juego y no una obligación. Los hábitos deportivos y alimenticios se construyen en los primeros años de vida y suelen persistir hasta la edad adulta.

• Educar a los niños a combatir la vida sedentaria, es decir la falta de actividad física diaria.

Aprender a cuidar su salud jugando, alejándose de la monotonía y sedentarismo de los videojuegos, televisión y demás actividades realizadas desde un sofá.

Moverse y mantenerse activos desde niños son experiencias que se adquieren en el hogar y se conservan a través del tiempo. La actividad física desde la temprana edad favorece la autoconfianza de los niños en sus propias actividades mejorando la sociabilidad.

Los niños disfrutan la actividad física desarrollando sus habilidades motoras mediante el juego y el ejercicio. Como los niños tienen atención reducida esto condiciona que puedan realizar cualquier actividad de forma prolongada y repetitiva, pues pronto se aburren y llevan su atención hacia otra situación u objeto. Por ello los ejercicios deberán ser presentados en forma de juegos.

La actividad deportiva para los niños no solo promueve la salud sino valores como el esfuerzo, la voluntad, el sentido del trabajo en equipo, la disciplina, el mérito y muchos otros valores, que pueden ser canalizados através de la actividad lúdica.

La obesidad infantil es una patología en crecimiento en los últimos años debido al avance del sedentarismo y la comida procesada excesivamente, alta en calorías y muy pobre en nutrientes.

Junto a la alimentación sana, la actividad física controlada o fitness contribuirá a que los niños tengan una vida sana, potenciando su desarrollo integral, habilidades motrices, cualidades físicas, siendo beneficioso también para esos niños que sean hiperactivos, o que tengan falta de espacios libres, problemas de coordinación u obesidad.

Los aparatos de gimnasia para niños son semiprofesionales (edad entre 3 y 12 años) que les permitirán hacer ejercicios de bajo impacto.

MiniFitness
Es Ejercicio y Diversión.